Se tu mismo… Lo demás no importa

image

A veces en la vida, en medio de toda la obscuridad, cuando parece que las cosas no pueden ir peor… Llega un rayo de luz que lo ilumina todo y te das cuenta de que la vida no es tan mala como parecía.

Los pequeños detalles, el poder echar una mano a quién lo necesita, el conseguir una sonrisa en tu rostro o… Mejor aún!!! En la de alguien que la necesita muchísimo más que tú.

image

La vida no es sencilla, ni como la soñamos. Hay días mejores y días peores. Todos y cada uno de nosotros tenemos problemas aunque tratemos de ocultarselo al resto. Incluso aquellos a los que “envidiamos” porque pensamos que tienen una vida perfecta.

La diferencia está en nuestra inteligencia emocional. En lo empáticos que seamos, en si somos personas más racionales o emocionales.

Amar no es malo. Aunque muchas veces aquellos a quiénes queremos no sepan apreciar como o cuanto lo hacemos. Aunque nos mientan, aunque nos utilicen, aunque nos hieran…

No dejes de amar porque no te sepan amar a ti… Sigue siendo como eres, acabarás encontrando el qué o el quién perfecto. Pero sobre todo… ¡¡¡no dejes de soñar!!!

image

Y soñar… eso queda. Soñar hasta que pueda volver a sonreir.

Anuncios

Te quiero (sencilla y simplemente)

image

Seis años… Como si fuese ayer… Un momento muy duro, una sonrisa desaparecida, los ojos que me hacían “la chica más triste de la ciudad” y depronto… Llegaste tú: sonriendo, llenándolo todo, iluminando mi día y… hablando sin parar.

Creo que jamás podré olvidar ese día. Una mesa llena de nuevos compañeros y… te hiciste especial tú. Con ese volumen alto al hablar, esos ojos verdes chispeantes de vida, esa sonrisa de sinvergüenza, y ese espíritu de niño diciéndome con ello “me vas a querer”.

Y así fué… Poco a poco me sacaste de mi burbuja, tiraste mi muro y te metiste en mi corazón y te hiciste con todo. No se como, pero hiciste magia… Y a día de hoy lo sigues haciendo.

Eres mi niño, mi compi, mi amigo, mi compañero de citas, mi marido… 6 años de confianza, de saber que siempre, pase lo que pase, estás ahí. Por eso tú eres “la única excepción”. El único en quién confío con los ojos cerrados, el único por quién pondría las manos en el fuego, el único a quién mi cuerpo y mi corazón permite que se acerque lo suficiente.

Porque eres grande, increíble, maravilloso, simpático, loco, divertido, cariñoso, amigo, una gran persona, un maravilloso marido… Por eso simple y llanamente te quiero. Por ser como eres. Por ser tú.

Feliz aniversario (con 4 días de adelanto) peque. Te amo.

image

Y soñar… eso queda. Soñar hasta que pueda volver a sonreir.

Puede ser

No sé si quedan amigos
y si existe el amor,
si puedo contar contigo
para hablar de dolor,
si existe alguien que escuche
cuando alzo la voz
y no sentirme sola.

image

Estoy perdida, pero no lo suficiente como me gustaría. Quiero perderme aún más. En algún rincón del mundo en el que tenga una chimenea junto a la que leer, donde me despierte el amanecer, el verde sea puro y la gente… Simplemente que no me conozcan y ni me miren al pasar.
A veces quisiera ser invisible, simple y llanamente… O sencillamente huir para descubrir si en algún rincón del mundo todavía quedan personas a las que merezca la pena entregarles mi corazón.

image

Y soñar… eso queda. Soñar hasta que pueda volver a sonreir.

No quiero soñarte más

image

Quisiera poder cerrar los ojos y descansar. Que tu cara, tu voz, tus palabras no aparezcan tras mis párpados cada noche haciendo que mi corazón lata desbocado.

Quisiera no soñarte más, no volver a pensar en ti, no recordarte cada vez que bajo la guardia. Quisiera simplemente olvidarte como si jamás hubieras estado en mi vida.

Quisiera dejar de preocuparme por ti, de pensar cómo estarás, de desear que recuperes tu sonrisa. Por que tú me clavaste un puñal y cada día la sangre de la herida me hace llorar.

Saber que nunca te importé, que jamás me quisiste, que sólo me utilizaste… Y aún así no voder odiarte… O al menos obviarte.

Quisiera apagarte de mi cerebro, borrarte de mi corazón y decirte adios para siempre… Y no volver a soñarte jamás.

Y soñar… eso queda. Soñar hasta que pueda volver a sonreir.

Pequeña

Hay veces que te sientes tremendamente pequeña. Que te hacen creer prácticamente insignificante y que tu autoestima mengua tanto que sólo piensas en desaparecer y que no puedan dañarte más.

Hoy es uno de esos días en los que el corazón contrinto duele tanto que me da la sensación de que realmente me voy a ahogar.

image

Y pienso si no sería posible ser más fuerte. Poder levantarme y dejar de llorar. Ser capaz de confiar en las personas. Creer que alguien no me va a utilizar. Soñar… Soñar con un amor de verdad, de esos en los que, simplemente te quieren y no tratan de destruirte y destrozarte porque su egoismo o su… No sabría que palabra utilizar, es mucho más grande que su humanidad.

Y duele. Duele tanto que no quisiera que nunca nadie tuviese que pasar por esto mismo. Hasta hoy jamás había sabido lo que es el odio. No en mi cabeza. No en mi corazón. Y es horrible. No quiero odiar, ni que una persona, por mala que sea, me de tanto… ¿asco?.

image

No me gusta sentir así. Me siento sucia por dentro. Rota… Más aún de lo que ya me han hecho sentir… Pequeña, tremendamente pequeña.

Y yo no soy así. Solo espero que mañana, al despertar, si no ha pasado toda esta pesadilla, al menos si desaparezcan estos horribles sentimientos que yo no quiero dentro de mi.

Porque yo no quiero odiar. Eso se lo dejo para aquellos a los que no les importe vivir en la obscuridad.

Y soñar… eso queda. Soñar hasta que pueda volver a sonreir.

Una sonrisa, una mano amiga… La vida

Me encantan los grandes momentos de la vida. Esos que quedan grabados por siempre en tu retina y, sobre todo, en tu corazón.

Una cena improvisada, conocer a una nueva persona que, con su mirada te dice todo, un paseo bajo la lluvia, descubrir un rincón lleno de color, volverte un niño de nuevo saltando, riendo y jugando con globos…

Son instantes que te dan algo que no se puede explicar, pero te hacen despertar con una sonrisa.

image

La magia existe, la felicidad también. Están formadas de esos pequeños instantes que son rayos de luz en medio de la tormenta y… sin duda, son capaces de formar un magnífico arco iris en cualquier lugar. Hasta en lo más profundo de tu corazón.

Sueña, ríe, ama… Y no te sientas culpable por hacerlo en medio de la gran tempestad que estás pasando. Volar es necesario y esos pequeños instantes que vas a vivir, son los que te van a dar fuerzas para superar tu desierto, tu huracán, o cualquier mal momento que estés atravesando.

Vuela, ríe, juega, vive… Porque pese a los malos momentos… Sólo tú vas a vivir tu vida y sólo lo vas a hacer una vez. Querida hada, querido duende… Muchos querrán cortar tus hadas o acallar tu risa. No te dejes… Sé feliz

image

Y soñar… eso queda. Soñar hasta que pueda volver a sonreir.

Me voy, y mientras me reconstruyo…

Me voy, y mientras me reconstruyo…

Quiero olvidarte, no volver a pensar en ti, borrar cada momento, cada palabra cada segundo de mi existencia que tienen algo que ver contigo, y tú… no me dejas.

Jamás pensé que fueras así, que pudieras ser tan cruel, que egoísta fuese tu segundo nombre y ególatra tu apellido. Que llegase un momento en el que necesitas que tus te quiero dejasen de retumbar en mis oídos.

Hay días en los que, incluso, llego a descubrirme pensando que hubiese sido maravilloso que nunca te hubieses cruzado en mi vida, ser de otra manera y no haberte dejado entrar en mi corazón.

Seguramente habría ocurrido parte de lo mismo, de una u otra forma, pero mi corazón no estaría hecho añicos. Y ahora… sólo quiero salir de mi, huir de ti, y volver a construirme desde cero, afianzando bien los cimientos del nuevo muro que va a guardar mi corazón.

1238463769312_f

Desátame, deja que me vaya, deja que te olvide, devuélveme mi espacio, mi vida, mi aire. Tengo que volver a respirar, volver a enamorarme de la vida. Tirar a la basura todo lo que me recuerda a ti, quitarme tu olor y tu tacto de la piel, arrancarme tus besos y tu tacto, olvidar… simplemente olvidar como si jamás hubiese pasado, simplemente.

No quiero odiarte, pero me parece que va a llegar el momento en que eso ocurra. No quiero dañarte de la manera en que tu lo has hecho conmigo, y en todo lo que pueda lo voy a evitar. eso sí, no por ti… por mi. Porque no quiero ser como tú, ni permitir que nadie como tú o aquellos que te han dirigido, me hagan cambiar mi forma de ser.

Y voy a empezar desde ya, saliendo de mi crisálida por fin y, de una vez, comenzar a pasear y volver a enamorarme, esta vez de nuevos rincones, llenar mi cabeza de imágenes, olores, sonidos y sabores que tapen los tuyos, hasta que por fin llegue el momento en el que, sencillamente, desaparezcas.

Y lo harás, porque lamento decirte que, aunque ahora me hayas robado mis sueños, aplastado mis sentimientos o destrozado mis ilusiones, con el tiempo te darás que quién ha salido perdiendo has sido tú, y que, como gotas de lluvia, yo me escapé entre los dedos de tus manos, mientras tú, simplemente, estabas demasiado ocupado en tratar de agarrar una tormenta completa.

lluvia-de-primavera2